colectivo de cine

colectivo de cine
colectivo de cine. Documentales- Seminarios- Producciones

lunes, 18 de abril de 2011

SANTIAGO SEGURA

Santiago Segura: “No hago cine catequesis”

Cuando era joven, junto a un amigo escribía por dinero historietas pornográficas para una revista de cómics underground. Firmaban como Mónica y Bea y rubricaban las tiras con la foto de una prima. Por entonces nadie hubiera imaginado que iba a dirigir y protagonizar la película más vista en la historia de España: “Torrente 2, misión en Marbella”. Para la premier de la cuarta de la saga, habló de su inefable personaje.

POR VICTORIA REALE

13 AÑOS DESPUÉS. Torrente, el personaje más famoso de Santaigo Segura, tiene su cuarta película. 13 AÑOS DESPUÉS. Torrente, el personaje más famoso de Santaigo ...

Santiago Segura invita a reír en todo momento. En el cine con Torrente o cuando está haciendo una nota, aunque aclara que lo único que tiene en común con el personaje es el rostro. (Dice que pensó en operarse pero teme que le quede peor). De paso por Buenos Aires para presentar Torrente 4, crisis letal, habló sobre la remake que está preparando Sacha Baron Cohen de su filme, en el que quiere actuar de villano. Y también de la nueva película de Alex de la Iglesia, Balada triste de trompeta, que aún no se estrenó en el país.

La cuarta parte que se estrena este jueves nos muestra un Torrente en la miseria que decide aceptar un peligroso encargo que lo llevará a enfrentar el momento más crítico de su carrera. Con la colaboración de la actriz porno María Lapiedra, Kiko Rivera (hijo de Isabel Pantoja), David Bisbal y hasta de Gonzalo Higuaín y el Kun Agüero, entre otros, la nueva versión del tipo más deleznable ya puede verse en 3D.
 
-¿Cómo se imagina un Torrente argentino?

-Me imagino que sería hincha de Independiente, que es lo más parecido al Atlético de Madrid. En vez de escuchar cantar El Fary, escucharía a Palito Ortega. Buscando en la idiosincrasia de cada lugar puedes construir un Torrente hasta en Uganda. Es maravilloso y terrible a la vez.
 
-Usted vendió los derechos de la película a varios países, ¿Sacha Baron Cohen es uno de los interesados en hacer una remake?

-Hace tres años ya se vendieron los derechos a Francia, México y los Estados Unidos, pero las películas todavía no están filmadas. En los Estados Unidos están trabajando los guionistas de Sacha Baron Cohen, que es fan de Torrente. Yo soy fan de Sacha y de Borat, así que creo que está en las mejores manos posibles. El mejor Torrente seguro lo hace Sacha, y si el proyecto se concreta iré a mendigar un papel de villano en el filme. Sería maravilloso estar en una película de Torrente donde yo no tuviera que interpretarlo.
 
-Entre los espectadores de sus películas, ¿quiénes cree que son mayoría, las personas que piensan que Torrente es un personaje a imitar o los que se ríen pero saben que el personaje tiene actitudes incorrectas?

-Me gustaría pensar que son más los que se ríen de él, pero a veces mi temor es que sea un 40 por ciento el que piense así y un 60 crea que ser como Torrente está bien. Cuando hago cine quiero entretener al público, no soy un educador. Tengo una ideología, pero no puedo ir puerta por puerta a preguntarles si han entendido la película, o si creen que es una crítica o una apología. Muchas personas me dicen que comerían un asado con Torrente. Y yo les contesto que deberían ir al psicólogo, porque el tipo seguramente les va a robar la billetera. Trabajé mucho para hacer simpático a un personaje deleznable y si lo pienso bien, es una especie de plaga que debería ser destruida.
 
-¿Le parece que Torrente es una versión muy exagerada de un español de otra época con respecto a su xenofobia o el trato que tiene con las mujeres?

-Al principio pensé que podía ser así, pero al compartir proyecciones con gente de otros países, me di cuenta de que es un exponente de las peores actitudes del ser humano. Mi grave error fue que cuando presenté la primera película dije que Torrente era un dinosaurio que se encontraba en extinción. Y 13 años después sigue vigente. O sea, Torrentes hay muchos en las calles todavía y hay que erradicarlos. A esta altura de la historia no podemos sentir que la mujer es inferior al hombre o que una persona de otra etnia tiene que ser perseguida o devuelta a su país, eso es terrible.
 
-En su país es muy criticado porque dicen que su cine es xenófobo y machista. ¿Qué responde a eso?

-Personalmente tengo una postura contra un tipo de cine social que llamo cine catequesis, que tienen un mensaje para dar, pero lo hacen tan aburrido que parece que estoy escuchando un sermón en la iglesia. Yo creo que puedes decir muchas cosas con el humor. 
 
-Usted rodó algunas escenas de Torrente 3 en Buenos Aires, ¿por qué eligió esta ciudad?

-Fue una experiencia magnifica. Cuando vimos la imposibilidad de hacer escenas con autos y en el interior de un avión en Madrid, Federico Cueva, encargado de hacer los efectos especiales, nos convenció de rodarlo aquí. Siempre digo que todos los argentinos que habéis echado de aquí se fueron para España, porque aquí la gente es muy simpática y agradable. En cambio, la idea que se tiene del argentino allá es que es un señor parapsicólogo o vidente, que no deja muy bien parados a sus compatriotas.
 
-¿Cómo fue la experiencia de volver a trabajar con Alex de la Iglesia?

-Estupendo, porque llevaba 8 años sin trabajar con él, desde Muertos de risa. Cuando estaba filmando El gran Vázquez leí el guión de Balada triste de trompeta y me fascinó. Lo llamé para decirle que desde El día de la bestia me parecía su mejor guión, y le pedí un rol. Me dio el papel del payaso tonto, muy apropiado para mi personalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario