colectivo de cine

colectivo de cine
colectivo de cine. Documentales- Seminarios- Producciones

martes, 2 de octubre de 2012

OCTAVIO GETINO

A los 77 años murió el director de cine Octavio Getino

El hombre que hizo del cine un arma para cambiar la realidad

Junto a Pino Solanas y Gerarndo Vallejo integró el Grupo Cine Liberación. Codirigió La hora de los hornos, una película que se convirtió en un referente del cine político y social. Fue un militante de la causa nacional y popular.

Por:
Tiempo Argentino
Filmo, o he filmado cuando me tocó hacerlo, con la misma vocación personal con que hice o hago otras cosas en la vida, simplemente para expresar a través de imágenes en movimiento mis ideas, sentimientos y sueños, para que la realidad que me toca –y nos toca– vivir, cambié, y el cambio sea para mejor y para todos. Incluyendo en esto los propios recursos comunicacionales y expresivos (contenidos, estéticas y técnicas) que uno pueda utilizar en cada caso", le respondió Octavio Getino a los realizadores de la revista Grupo Kane en marzo del año pasado. El cineasta, uno de los máximos referentes del cine político y social de los '60 y los '70 en la Argentina –que también fue investigador de medios de comunicación y cultura, además de escritor– falleció en la madrugada de ayer. El deceso se produjo a los 77 años, a causa de un cáncer. La noticia fue confirmada por el también director Nemesio Juárez.
Getino integró el mítico Grupo de Cine Liberación junto a Juárez, Fernando "Pino" Solanas y Gerardo Vallejo, entre otros. Con ellos compartió la autoría del extenso documental La hora de los hornos (Notas y testimonios sobre el neocolonialismo, la violencia y la liberación), acerca del imperialismo en Latinoamérica. Este film fue hecho en 1968 con la colaboración del cineasta cubano Santiago Álvarez y exhibido durante años en la clandestinidad. Recién en 1973, con el retorno de la democracia y el triunfo de Héctor Cámpora, la película tuvo estreno comercial.
En 1968, Getino también fue coguionista de El camino hacia la muerte del viejo Reales, que dirigió Vallejo, y se convirtió en uno de los grandes ejemplos del nuevo cine latinoamericano. Un año después rodó Argentina, mayo de 1969: los caminos de la liberación, mención de Fipresci en el Festival de Berlín; y en 1971, con Solanas, Actualización política y doctrinaria para la toma del poder, que incluye una extensa entrevista con Juan Domingo Perón todavía en el exilio español. También de 1971 es Perón, la revolución justicialista, y de 1972 data su primera y única ficción, El familiar.
Entre agosto y noviembre de 1973, precisamente durante el mandato de Cámpora, fue nombrado interventor del Ente de Calificación Cinematográfica que había sido creado durante la dictadura de Juan Carlos Onganía no sólo para la calificación sino además para la censura de cine. Tras el golpe militar y tal como ocurrió con otros protagonistas del cine político de la época, fue perseguido y amenazado de muerte y se exilió primero en el Perú, y luego en México, donde continuó su obra fílmica y literaria. De sus tareas más recientes se destaca la de haber sido coordinador regional del Observatorio del Cine y el Audiovisual Latinoamericano de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano (OCAL-FNCL).
Su tarea como docente fue notable en cursos de posgrado en FLACSO, filial Buenos Aires, y en la Universidad Nacional Tres de Febrero, igual que la de consultor en organismos internacionales (Unesco, PNUD, FAO y PNUMA) en temas de medio ambiente, comunicación y cultura en varios países de América Latina.
En cuanto a libros, publicó numerosos trabajos sobre temas del cine, la cultura y la comunicación latinoamericana y argentina. De hecho, fue uno de los impulsores locales del concepto de "industria cultural", que comenzó a investigar en los años ochenta. Entre sus textos más conocidos y leídos en el ámbito de la investigación académica figuran, justamente, Las industrias culturales en Argentina, editado en 1995, y El capital de la cultura, editado en 2008. Otros títulos importantes son Cine argentino: entre lo posible y lo deseable (1996); La tercera mirada (panorama audiovisual latinoamericano) (1996) y Cine y televisión en América latina (1998). Por otro lado, en 2010 se reeditó Chulleca, un libro de cuentos por el cual obtuvo en 1964 el Premio Casa de las Américas.
La última entrevista que realizó fue concedida a la Agencia Paco Urondo el mes pasado y está colgada en su propio blog <octaviogetinocine.blogspot.com.ar>. Allí se refirió al anuncio que realizó Cristina Fernández de Kirchner sobre la creación del Polo de Desarrollo Audiovisual en agosto. "Lo de la presidenta me parece formidable en la medida que es la primera vez que escucho a un presidente hablar del cine como industria también, no sólo como producción de contenido, sino como actividad industrial, tecnológica que genera valor agregado, empleo y demás", afirmó este realizador, que definió el hecho de filmar como "un desafío comunicacional en el que los destinatarios puedan sentirse involucrados" y que dedicó su vida a una forma de arte compleja, comprometida y a la vez popular. «

No hay comentarios:

Publicar un comentario