colectivo de cine

colectivo de cine
colectivo de cine. Documentales- Seminarios- Producciones

sábado, 24 de noviembre de 2012

El poeta popular

El poeta popular que fue militante de la palabra

Dirigida por Ciro Novelli, Compadres. Vida y obra de Armando Tejada Gómez, se rodó en Buenos Aires, Mendoza, Madrid y La Habana.

Descendiente de huarpes, Armando Tejada Gómez nació en Mendoza en 1929 como el hijo número veintitrés de un total de veinticuatro hermanos. Quedó huérfano de padre antes de cumplir los cinco, y fue criado por una tía. Pero prontamente se encontró viviendo en la calle, donde fue canillita y lustrabotas. A los quince años comenzó a leer; sus biógrafos cuentan que fue con un ejemplar del Martín Fierro que se enamoró de las letras y se hizo poeta. Tuvo seis mujeres, con todas ellas se casó. Fue admirador de Eva Perón, pero también militante comunista. En los setenta se tuvo que exiliar, y allí comenzó una vida en España junto con otros exiliados como el pintor Carlos Alonso o el escritor David Viñas. Trascendió todas sus tragedias y necesidades, y quedó en la memoria de muchos latinoamericanos por un hit que sabemos todos: es el autor de Canción con todos, símbolo de la unión regional, tan versionado por intérpretes como Mercedes Sosa, León Gieco o Víctor Heredia. Y sus canciones han sido interpretadas por artistas internacionales como Chavela Vargas o Martirio.
El último 3 de noviembre se cumplieron 20 años de su muerte ocurrida en Buenos Aires y en febrero del año entrante se festejará el 50º aniversario del manifiesto del Nuevo Cancionero Cuyano del que participó junto con Mercedes Sosa, Oscar Matus y Damián Sánchez, entre otros artistas. Lanzado en Mendoza, en 1963, cuyo objetivo fue impulsar el desarrollo de un cancionero nacional en renovación permanente, sin fronteras entre géneros, que fuera capaz de superar la oposición música ciudadana y folklore, y evitar las manifestaciones puramente comerciales. El Nuevo Cancionero se insertó en el marco del "boom del folklore argentino".
En ese marco de revisión de su producción y de sus ideas, se estrena Compadres. Vida y obra de Armando Tejada Gómez, un largometraje documental del realizador Ciro Novelli con la participación de músicos locales como el dúo Orozco-Barrientos, Goy Karamelo, y también internacionales, como la misma Martirio, hablando de la obra de este compositor argentino. El film se prestrenará el martes 27 a las 19, en la Casa de Mendoza (Av. Callao 445), en el marco del ciclo Testimoniales I. La película fue rodada en los escenarios por donde estuvo Tejada Gómez, como Madrid, La Habana, Buenos Aires y, por supuesto, su Mendoza natal. Y la banda sonora mezclada en Mendoza. Antes de la presentación en Buenos Aires, Novelli dialogó con Tiempo Argentino:

–¿En cuál de todas las facetas de Tejada Gómez puso el acento?
–Quisimos contar su vida, por eso hay un actor que lo interpreta. Y también su obra. Siempre desde una mirada local sobre lo cuyano, que él supo representar. Con su vida podría hacerse una miniserie. Fue diputado, tuvo seis esposas. Fue boxeador… le mataron un hermano en la calle, fue canillita… La vida de Armando fue increíble. A su vez, su historia nos sirvió de catalizador para mostrar algunas imágenes de Cuyo, desde la mirada local, desde el trabajo de los artistas cuyanos. Por eso hay énfasis también en las comidas de Cuyo, en sus paisajes. Imágenes que habitualmente no se ven en el cine argentino.    «


una vida dedicada a la poesía
Su primer espectáculo y disco se llamó Sonopoemas del horizonte, al que luego le siguieron otras obras grabadas y escritas como Tonadas para usar, Los oficios de Pedro Changa, Profeta en su tierra, Amanecer bajo los puentes y Canto popular de la comidas.
Luego de que su novela Dios era olvido ganara un premio internacional en Bilbao, España, regresó a Buenos Aires en 1979 y comenzó a utilizar el seudónimo de Carlos de Mendoza para registrar sus temas nuevos y que pudieran pasarse por las radios.
Toda la piel de América (cancionero), Historia de tu ausencia, Bajo estado de sangre, La poesía, Cosas de niños y El río de la legua, son algunos de sus libros de poemas. Algunas de sus composiciones más reconocidas fueron Fuego en Animaná, Canción con todos, compuesta con César Isella, Zamba de la distancia, Canción para un niño en la calle, Zamba del laurel, Chaya de la albahaca (con Gustavo “Cuchi” Leguizamón),Canción de las simples cosas (con César Isella), Zamba azul y Regreso a la tonada (con Tito Francia). Dos años más tarde de su muerte en 1992, se editó su libro póstumo Los telares del sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario