colectivo de cine

colectivo de cine
colectivo de cine. Documentales- Seminarios- Producciones

domingo, 28 de diciembre de 2014

La idea de un documental: Estudiar en el Conourbano

Los docentes productores y realizadores de Tejidos del trabajo cuentan las anécdotas y los sentimientos vividos en su realización, desarrollada durante dos años y medio en la Universidad Nacional Arturo Jauretche.
La idea de un documental
Cuando encontramos una cantidad enorme de historias (casi 400), sentimos que era el momento de comenzar con el aporte que la Universidad Nacional Arturo Jauretche se plantea a la sociedad; no se trata sólo de formar futuros profesionales sino que su saber y su pensamiento crítico contribuyan al crecimiento de la sociedad y a recuperar la memoria de las clases trabajadoras”, comentan los profesores Partenio y Secondi. 
Ante la riqueza de ambas experiencias, Partenio y Secondi proponen filmar las historias reconstruidas por los propios estudiantes. Dicho trabajo se realiza en articulación con la Unidad de Vinculación Audiovisual (UVA) de la universidad, y es –en parte– financiado por el primer premio de investigación que obtuvo la Universidad Nacional Arturo Jauretche en el marco de una convocatoria de 2011. El trabajo con la UVA consistió en la producción de cortos audiovisuales a partir de la selección de algunas de las entrevistas realizadas. 
En ese momento la Universidad logra construir un estudio de TV como parte de la política de ampliación de voces que sigue a Ley de Servicios Audiovisuales y así surge la idea de grabar estas historias. Al equipo de la Unidad de Vinculación Audiovisual costó casi nada convencerlos y se encargaron de ordenar estas ocho historias, días de grabación, escenografía y punteo de los trabajos. Vale aclarar que los entrevistadores fueron los autores/as de los trabajos prácticos –es decir, los estudiantes de la UNAJ– y, obviamente, los entrevistados/as son los mismos de esa ocasión. 
En este proyecto trabajaron docentes de ambas materias y de otras de nuestro Instituto, que al escuchar la idea se entusiasmaron y trabajaron colectivamente. Verónica Chelotti, productora general de la Unidad de Vinculación Audiovisual de la UNAJ, explica el proceso de filmación de los cortometrajes: “Tejidos del trabajo no es un formato audiovisual cualquiera, es el resultado del trabajo de un equipo chiquito que ‘tejió’ rápidamente un montón de historias sobre laburantes de nuestros barrios. Gente como nosotros, como nuestros padres, nuestros vecinos. Tejidos del trabajo se hizo con pocos recursos pero con mucha entrega, tanto de los profesionales que guiaron el proyecto, como de los protagonistas que en cada jornada de grabación nos permitían entrar en su intimidad, revolver en sus recuerdos y contar sus historias. Tejidos del trabajo no es un formato cualquiera, en lo que a mí respecta es un objetivo cumplido, es una historia que gracias a nuestras cámaras y micrófonos ahora es de todos y todas”.
Marisel Hartfiel reconstruye este desafío: “Hace tiempo ya, les planteamos a los estudiantes con tono de convicción y tratando de transmitir entusiasmo: ‘Vamos a proponerles explorar historias locales de trabajadores y hacer entrevistas. Ustedes serán los que busquen y entrevisten’. Se entusiasmaron y nos pusimos a trabajar todos, pero en un lugar dudábamos de poder lograrlo. Ahora estaban ilusionados y había que ponerle aún más energía, pero, ¿podremos?... pensábamos. Eso pasa cuando el desafío es muy grande y el nuestro lo era. Hoy esas historias fueron contadas y están ahí dispuestas a ser compartidas, para emocionarnos, para recordar a los/as adultos lo vivido, para dar a conocer a los jóvenes la historia laboral de este lugar de la tierra que es el conurbano Sur, valioso y representativo de los devenires de nuestro país”. 
Para Juliana Frassa, este proyecto significó “una de las experiencias más gratificantes en mi carrera docente, dado que pocas veces se tiene la oportunidad de comunicar y divulgar a la comunidad los hallazgos, saberes y reflexiones que tiene lugar en las aulas universitarias. Este proyecto nos permitió, a docentes y alumnos, recorrer juntos el camino de la investigación/enseñanza/aprendizaje desde su inicio, con la construcción del guión de entrevistas por ejemplo, hasta su culminación, con la filmación y edición de los cortos audiovisuales. En este proceso hemos visto ‘hacerse carne’ las historias que leíamos en los textos de la materia, hemos observado cómo tomaban formas concretas y específicas los discursos sobre la represión militar y las resistencias obreras a la última dictadura, el retorno a la democracia, las políticas privatizadoras y el ajuste del Estado noventista, las salidas colectivas improvisadas desde la economía social a la crisis del 2001, la recuperación del empleo y el ingreso a las nuevas universidades, etc.”.
El contenido. Los protagonistas de las historias pasaron en ese tiempo por la industria y se formaron como trabajadores/as en el Estado de Bienestar, luego sus historias se van forjando de acuerdo con las circunstancias en que la industria, la familia o el momento histórico les iban permitiendo diferentes alternativas de trabajo. “Los relatos, amplios en el tiempo, nos han permitido performar los cortos en los que es posible identificar el devenir del Estado, el trabajo, la economía, las empresas, los sindicatos y la política. También se puede ver en las entrevistas la articulación entre los diferentes ‘momentos’ históricos, políticos y económicos que transitó nuestro país, de modo de poder lograr un abordaje más profundo de la realidad actual. Lograr contextualizar el momento actual en perspectiva histórica. Poder ver en perspectiva cómo la historia política y económica se relacionan con las historias individuales. Las vinculaciones entre lo colectivo y lo individual. Es un material de una proximidad enorme a las historias de todos nosotros/as por lo que permite ser utilizado, también, como recurso didáctico”, reflexiona Secondi. “En el caso de las narrativas de las mujeres trabajadoras se pudo reconstruir su participación en luchas y formas de organización en el territorio en diferentes momentos de crisis, una historia que ha permanecido invisible en las grandes gestas épicas del movimiento obrero y que los estudios de género han comenzado a recuperar en distintos ámbitos laborales”, comenta Partenio.
Con las entrevistas realizadas por los/as estudiantes, a modo de historia de vida, se logró la identificación, el re/conocimiento de parte de ellos/as como parte de una historia colectiva, en la historia de la nación, en sus avances y retrocesos, en sus idas y venidas. Este re/conocimiento se daba tanto a partir de la comparación con su propia historia, y/o por la cercanía con el entrevistado, que la mayor parte de las veces existió. Resulta significativo esto último, ya que permite que los/as estudiantes se sientan parte, en mayor o menor medida, de una historia colectiva, ese el lazo social que se pierde en la posmodernidad. Reflexionando sobre ese proceso, el profesor Juan Godoy comenta que “en las entrevistas se pone de manifiesto claramente cómo los diferentes modelos económico-políticos se vinculan con un tipo de relaciones sociales. Así se observa el lugar, fundamentalmente de los trabajadores, en un modelo de desarrollo o en otro. A partir de éste se observa la construcción de una sociedad industrial a mediados de los ’40, fundamentalmente con el advenimiento del peronismo al poder, las relaciones sociales que se daban de acuerdo al ingreso a la escena nacional, y política de los trabajadores argentinos con un conjunto de derechos, ya no individuales, sino colectivos, el lugar en la sociedad de éstos cambió radicalmente. Y también se observa la destrucción de ese tejido industrial, la dictadura militar, el disciplinamiento de la clase trabajadora, el neoliberalismo, la ‘revancha clasista’ que se toman los sectores dominantes, lo que se rompe también con el neoliberalismo es el lugar preeminente de los trabajadores en el escenario político, las conquistas, sus reivindicaciones. Las entrevistas, esas historias, como parte de la reconstrucción del lazo social. El título Tejidos de trabajo alude en parte a estas cuestiones”.
Recuperando la noción de Jauretche de “colonización pedagógica” este trabajo permite construir el conocimiento teórico de la economía, de la sociología, del derecho, desde la propia experiencia familiar o vecinal y anclarla en las teorías que ven en las aulas. “Construir el conocimiento desde el territorio es un desafío para todos nosotros/as, los docentes, porque también fuimos ‘moldeados’ en universidades eurocéntricas donde las teorías pareciera que son el centro del conocimiento y su vinculación con la realidad encuentra dificultades para acercarse a la cotidianidad”, afirma Secondi. Se manifiesta también en el trabajo la intención de articular la academia con la comunidad. Se trata de “estrechar lazos, que la universidad no se encierre en sí misma, y se vincule con el entorno. Que construya no ‘para’, sino más bien juntamente con el territorio. La interiorización de parte de los estudiantes con las problemáticas del entorno es fundamental para el futuro desempeño profesional”, explica Godoy.
Los cortos recuperan lo que el historiador E. P. Thompson llamó las vías muertas de la historia. Sobre algunos de los períodos de las historias que aquí se relatan, hay escritas muchas investigaciones pero no existen relatos de las historias pequeñas, de cómo los trabajadores y trabajadoras percibían los acontecimientos, los enfrentaban (ganando a veces, perdiendo la mayoría), las estrategias de supervivencia, de la calidad de los trabajos, de la presencia de los sindicatos, de la represión, de los riesgos en el trabajo, etc. Resulta significativo el rescate esas “otras historias” de nuestro pasado para poder entenderlo mejor, o al menos desde otra perspectiva que la hegemónica, en este caso, el pasado nacional desde el punto de vista de los trabajadores. Es más, en este caso, a ese punto de vista se llega no narrando a los trabajadores, sino dándoles la oportunidad de expresarse, haciendo que esos silencios de nuestra historia se vuelvan voces. “Recuperar y testimoniar la sentencia de que la historia social global es el conjunto de las historias mínimas de hombres y mujeres que construyen su presente cotidianamente y que, al hacerlo, configuran el futuro de la sociedad, es el principal valor de este trabajo colectivo que hoy estamos orgullosos de presentar a la comunidad”, sentencia Frassa.
“Quienes nos involucramos en este proyecto estamos muy orgullosos de este trabajo, no solo por el resultado sino porque también significa para los estudiantes la vivencia de que es posible construir cosas solo a partir de los sueños y de la pasión”, afirma el equipo docente.
Los cortos y la actividad de la UNAJ. Esta serie de cortos, nos permite empalmar con el resto de las actividades que desde la Universidad desarrollamos con otros actores (sindicales o empresariales) de la zona, desde que asumimos como consigna central que toda investigación debe tener un correlato de colaboración con la sociedad. La universidad en este tercer cordón del GBA no puede ni debe aislarse de su entorno y desarrollar acciones que no fortalezcan a la sociedad en la que está inmersa.
Esta actividad se inicia como una labor de investigación y concluye con una fase de extensión y transferencia a la comunidad.
Los sentimientos. En las largas horas de grabación muchos de los momentos del relato debieron ser grabados tres o cuatro veces porque lloraba el entrevistado, no salían las palabras o lloraba el entrevistador. Tratamos momentos muy sensibles y personales de los entrevistados. La idea fue siempre reflejar la historia, con toda la crudeza con la que se desarrolló, pero siempre con el centro en el propio relato. 
Espero que este trabajo entusiasme a alguno de nuestros estudiantes para profundizar su formación en el área de investigación. Argentina y Florencio Varela, en particular, tienen mucha historia aún sin contar y esta historia es parte de la reconstrucción de la identidad y la memoria popular y de los tejidos de una sociedad que tantos años de egoísmo han destruido. La responsabilidad social de la universidad en este aspecto es central. “Por lo pronto a nosotras ya nos impulsó a construir un Centro de Documentación de la Historia Laboral del Conurbano Sur que permite abonar en la conservación del patrimonio de las clases trabajadoras. Este nuevo proyecto se realiza gracias a una convocatoria de proyectos de extensión de la Secretaría de Políticas Universitarias”, destaca Florencia Partenio.
En referencia a la comunidad universitaria, Secondi recuerda: “Muchos de nuestros estudiantes tienen más de 35 años y estudiar significa cumplir un sueño postergado por la distancia, la falta de recursos o ambas cosas y para algunos de ellos/as que participaron de esta experiencia implica una resignificación de los motivos por los que estudian, comprendiendo que esta universidad es también un espacio de desarrollo de actividades de producción y de relación con la sociedad y con su propia historia que no imaginaron nunca”.

Las historias recuperadas como recurso pedagógico
En el marco del primer cuatrimestre de 2012 en la materia Historia de las Relaciones Laborales –coordinada por la doctora Florencia Partenio– se diseñó un trabajo práctico enfocado en la construcción de la historia laboral de los/as familiares de estudiantes de la carrera de Relaciones del Trabajo. En referencia a la dinámica del trabajo práctico, la profesora María Noel Bulloni explicó: “Esta propuesta se transformó en un recurso pedagógico muy potente para el logro de un objetivo que hacia el interior del equipo docente de la asignatura Historia de las Relaciones Laborales consideramos clave. Con esta experiencia los estudiantes pudieron aprehender e interpretar diversos conocimientos y problemáticas contenidos en el programa de la materia, a partir de reconocerlos a modo de contextos, trazos y fisonomías en los relatos que en un plano microsocial ellos mismos eran capaces de propiciar, en diálogo directo y cercano con los protagonistas anónimos de esa historia en el territorio. Ciertamente, todos hemos aprendido muchísimo en este proceso, a partir de involucrarnos desde distintos lugares en cada una de las diversas historias recuperadas en este ejercicio inicial”.
Inspirándose en esta propuesta, y recuperando el balance de esta primera experiencia, la materia Análisis de los Procesos Económicos Sociales y Ambientales –coordinada por el profesor Esteban Secondi– desarrolló un ejercicio similar, a partir de objetivos pedagógicos enfocados en el análisis de las condiciones sociales y laborales. En ambos casos, la labor estuvo centrada en la realización de entrevistas a trabajadores/as que se hayan desempeñado en diferentes empleos en el Conurbano sur. “En nuestra materia nos entusiasmó la posibilidad de extender la experiencia a todos los/as estudiantes del Instituto de Ciencias Sociales y Administración por lo que significa: estimular la vocación por la investigación y escribir la historia de la región, una de las más castigadas por el proceso de desindustrialización, de los últimos 30 a 40 años”, destacó Secondi.
En esto de la destrucción del entramado industrial de la Argentina posterior al golpe de Estado que derroca al peronismo, y que con el pasar de los años, fundamentalmente con la dictadura y el neoliberalismo, hace que la estructura económica, social, política y cultural de la Argentina cambie radicalmente. “Recuerdo que tiempo después del golpe de Estado del ’55, César Marcos, artífice de los años de la Resistencia Peronista, hace una nota en una revista que la titula ‘La cosa fue así’, donde cuenta entre otras cuestiones que después de 1955 el ‘mundo’ en el que estaban acostumbrados a vivir era otro, el que ellos habían vivido todos esos años no existía más”, comenta el profesor Godoy.

Los responsables
Idea y contenidos: 
Florencia Partenio y 
Esteban Secondi

Producción general: 
Verónica Chelotti

Realización: 
Juliana Frassa, Juan Esteban Godoy, María Isabel Hartfiel, Alejandra Esponda, Cecilia Bacchetta, Oscar Marasca, María Noel Bulloni, Ana Mallimaci Barral

Entrevistadores/as: 
Sabrina Rumiz, Miriam Edith Montivero, 
Margarita Castellis, 
Jesica Eliana Villanueva, 
Liz Siancha, Natalia Barzotti, Yesica Biza Di Croce y Alejandro Santa Clara é AS

Guión: 
Diego Santisteban y 
Verónica Chelotti

Dirección de cámara: 
Gustavo Giorgetti

Postproducción: 
Pablo Arrosagaray

Arte/edición de apertura: Gustavo Giorgetti

Eléctrico: 
Arturo Machado

Foto Fija: 
Gisela Villalba

Actividad de investigación y extensión de las materias: 
Historia de las Relaciones Laborales, de la carrera de Relaciones del Trabajo, Análisis de los Procesos Económicos Sociales y Ambientales

Investigación: 
María Isabel Hartfiel y 
Gisela Villalba

Coordinador de la Unidad de Vinculación Audiovisual: 
Gabriel Wainstein

Material de archivo: 
Museo Comunitario de Artes Visuales e Histórico 
de la Municipalidad de Florencio Varela, Museo Municipal Histórico Fotográfico de Quilmes Gerónima Irma Giles y Gaete de Mayol y 
Museo Histórico y 
Natural de Berazategui.
fuente: Miradas al sur

No hay comentarios:

Publicar un comentario